Concejos para Manejo y Entrenamiento de Caballos

Por

Randall Ray Arms

Introducción

Este blog está hecho con el fin de ayudar las personas de todo nivel que están entrenando caballos. Como principalmente nuestros seguidores son de disciplinas vaqueras, muchos de los videos tratan de esas razas y sus respectivas preparaciones para competencias. No obstante, estaremos siempre anuente a recibir videos de cortas sesiones de entrenamiento evidenciando problemas que podemos observar, analizar y contemplar compartir con este grupo, de considerar qu es un tema de amplio interés.

No hay que olvidar que la base de la equitación no está en las manos que dirigen el bocado, ni en las piernas y pies que accionan las espuelas. Por algo le dicen “ayudas”, ya que ellos son un complemento a la indicación que dá el núcleo de nuestro cuerpo que establece nuestro asiento en la montura. Un buen jinete va acudir a su núcleo siempre como la principal comunicación y luego usa las ayudas para acentuar ese mensaje, o enfatizarlo con más agudez, o incluso corregir una falta de respuesta a una petición inicial del núcleo. Si se puede cultivar esa mentalidad, su rendimiento como jinete mejorará muchísimo, incrementando los resultados mientras le dará una ventaja comparativa con otros que no ponen estos principios en práctica. 

Para muchos de mis amigos probablemente algunos de estos consejos sonaran a detalles muy sútiles y sin importancia ante una mentalidad más rústica de una disciplina vaquera. Pero vale la pena recordar que hubo muchas formaciones vaqueras que llegaron a entender el “arte” detrás de la equitación.  Mi esperanza es que este blog pueda ayudar a más de uno ser un ejemplo del valor que tiene esta cultura ecuestre basado en la unión emocional y el respeto por el rol que forma el jinete tanto como el caballo en dar los resultados óptimos, sea en su trato en el suelo o arriba de sus lomos.

Para los amigos y amigas que tienen un problema con su caballo, por favor escríbanos en el contacto de la página web www.internationalequineinformation.com donde tenga a bien de enviar el enlace de la aplicación de video que tiene su corta grabación que no pase de tres (3) minutos presentando el problema de su caballo.

Esperamos que esto ayude no solo a quien toma el tiempo de enviarnos sus videos, pero también a una amplia gama de caballeristas que representan múltiples razas en el mundo entero.    

CASO No. 3

Un caballo da la vuelta el picadero en un trote lento y relajado. Después de una vuelta y media el jinete lo para con un liviano tirón de la rienda que causa que el ejemplar abra la boca al parar. 

OBSERVACIONES

En este caso me gustó la vuelta al trote en el sentido que el cuerpo del jinete iba bien erecto y balanceado, las riendas tenían suficiente soltura para no presionar el bocado y había mucha comodidad en el trabajo entre ambos. 

Después de lograr esta actuación con muestra de un trote de gran confianza y comodidad, se puede pedir sutilmente a estas vueltas una flexión lateral. O sea, se solicita al caballo doblar el cuello a un lado mientras el cuerpo del caballo sigue recto. Estas flexiones laterales se deben hacer para ambos lados, turnándolas con un periodo de trote con el cuello recto entre medio. 

Cuando la flexión lateral al trote se domina plenamente, se puede empezar a solicitar una flexión vertical donde el perfil facial se sostiene en una posición a plomo. Claro está, que esto asume que todos estos movimientos se enseñaron con el caballo parado primero.  Esto se sigue practicando hasta que el caballo puede sostener la flexión vertical por varios trancos sin presión del bocado. Este ejercicio es muy importante para más adelante hacer unas buenas metidas de pata con un caballo que sabe ceder su nuca y quijada ante la más leve presión de la rienda. 

Lo único que puedo indicar como crítica constructiva en este caso es que el caballo que venía trabajando relajado y cooperador llegó a parar por obligación y no por comprensión. Aunque no se tironeó fuerte al parar, ya mostró su hábito de defenderse ante el abuso del freno, al abrir su boca. 


A esa velocidad no hay razón en el mundo de no poder pararlo con puro lenguaje de cuerpo. No hacia falta la riendas ni el bocado y su relación me indicaría a mí que no se ha dado la prioridad a relacionar el cambio del centro de gravedad del jinete con el acto de parar mientras probablemente la señalización principal para parar ha sido un tirón continuo hasta que el caballo detiene su movimiento progresivo. 

Este caso resalta el hecho que desde que tenemos caballos jóvenes en amansa tenemos que enseñar múltiples ayudas para los caballos, de los cuales el jalar las riendas es posiblemente el menos importante. Con el tiempo el caballo aprenderá aceptar las señales livianas que da su jinete con las manos, sin abrir su boca porque no asociará el bocado con dolor o incomodidad. 

Así que tenemos que hacernos el objetivo de repetir paradas a todas las velocidades (y en esta etapa ninguna debe ser rápida) principalmente usando las ayudas del lenguaje de cuerpo, estirar los estribos adelante del vertical, señales orales que nuestros caballos asocian con detenerse y en lo menos posible la liviana señalización del bocado. Tan importante como dar muestra de estas ayudas para parar es dejar de hacerlas a penas inicia el proceso de detenerse y al quedar totalmente inmóvil volver nuestros cuerpos a la posición neutral. 

Hay que enfatizar que especialmente al inicio es una gran ayuda que vayas acondicionando el caballo a alguna señal verbal cada vez que paras. Lo tradicional en EEUU es un largo y lento “Whoa” ( en castellano sería pronunciado “juooo”). También hay quieres usan un silbido. Otros usan una fuerte expiración por la boca ya que esto no solo hace un sonido que el caballo capta, pero también le permite sentir el relajamiento del cuerpo del jinete al expirar.  Lo que sea que se use, lo importante es que seas consistente y que lo uses cuando paras el caballo a cualquiera velocidad. También puedes probar parar el caballo solamente con una de las alternativas que le has enseñado. De esta manera cuando tienes necesidad de una parada realmente importante, usaras todas las ayudas que tienes a mano y el impacto en el caballo será mayor. Así que vaya creando un hábito productivo que servirá más adelante con paradas impresionantes a toda velocidad. 

Randall Ray Arms, PAS

Professional Animal Scientist

Equine Specialist